APOYO MAYORITARIO DE LA POBLACIÓN

Rafael Morales D.

Es increíble que todavía haya personas que se oponen a las medidas emprendidas por el Gobierno federal para evitar que malnacidos continúen saqueando las riquezas del país a través del robo de combustible de los ductos de Pemex, lo que tan solo en 2018 representó una cifra récord de 66 mil 700 millones pesos.

Si bien es cierto que el cierre de los ductos de Pemex ordenado por el gobierno de México para combatir lo que coloquialmente se conoce como “huachicoleo” produjo desabasto de gasolinas en algunos estados del país, como consecuencia de los problemas de distribución inherentes a esta medida, el hecho cierto es que los beneficios de esta acción son mayores que los daños colaterales, mismos que serán subsanados en el corto plazo para evitar la “catástrofe” económica que pregonan los agoreros del desastre, quienes son los que directa o indirectamente han obtenido enormes ganancias mediante esta práctica ilegal que creció exponencialmente durante los últimos sexenios, y en la que están coludidos altos funcionarios y líderes sindicales de la paraestatal, en contubernio con bandas criminales.

A pesar de la campaña realizada en la mayoría de los medios masivos de comunicación y en las redes sociales para magnificar el desabasto de gasolinas (en vez de resaltar el combate a la corrupción y lo que éste implica), la gran mayoría de la población apoya la decisión tomada por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para acabar con el robo de combustibles, y está dispuesta a sufrir las consecuencias de las acciones emprendidas, que hasta el momento solo se limitan a problemas de desabasto de gasolinas en algunas partes del país, en el entendido de que ya se aplica una estrategia para reabrir los ductos de Pemex bajo estricta vigilancia de elementos del Ejército y la Marina, por lo que pronto se normalizará el abasto de combustibles.

Para tener una idea clara de lo que representa combatir el “hauchicoleo”, basta señalar que una parte de la recuperación de pérdidas económicas por el robo de combustible será asignado a la construcción de la nueva refinería de Dos Bocas en Tabasco, que contará con 25 mil millones de pesos del gobierno federal, y el resto será utilizado para fortalecer las finanzas de Petróleos Mexicanos.

Por eso el énfasis del presidente AMLO en el combate a la corrupción en todas sus vertientes, pues, como es palpable en el caso del “huachicoleo”, representa pérdidas multimillonarias para el país, en beneficio de una minoría que solo ve por sus intereses personales y su desmedida ambición, sin importarle llevar a la quiebra a la Nación.

Afortunadamente, México es un país con enormes recursos naturales y, no obstante el recurrente saqueo perpetrado por los apátridas, aún no han logrado acabárselos, por lo que todavía estamos a tiempo de utilizar esa riqueza para impulsar el desarrollo y lograr mejores condiciones de vida para la mayoría de la población.

¡ARRIBA Y ADELANTE, emisarios del pasado!
¡POR LA RENOVACIÓN MORAL DE LA SOCIEDAD, lucha frontal contra los delincuentes de “cuello blanco”, y los de mezclilla también!
¡LOS “CHAIROS” SOMOS MÁS QUE LOS “FIFÍS”!