¿ALIENTO A LA MOROSIDAD?

CLAVE SECRETA
Ramón Vargas

¿ALIENTO A LA MOROSIDAD?
Como se sabe, el Infonavit es una institución que no opera con recursos públicos y que su subsistencia depende de recuperar los recursos que invierte en construcción de viviendas, por medio de los pagos que le hacen los trabajadores que le solicitaron un crédito precisamente para tener un espacio donde vivir.

Luego entonces, se entiende que si no le pagan pues no tiene recursos para mantenerse y que ante la posibilidad de su desaparición, serían miles de trabajadores los que se quedarían sin el beneficio del crédito que deberá estar respaldado por su misma cotización.

El comentario surge, cabe aclarar, después de conocer el caso de Filiberto Villalobos, quien se dice afectado porque el Infonavit le recogió una vivienda, con el apoyo de uno de los despachos jurídicos contratados para el programa de recuperación conocido como DAVI, porque el sedicente afectado dejó de pagar el crédito por años.

Así se hace constar en el proceso que se lleva en la Fiscalía General del Estado, según se ha detallado, promovido por el mismo Filiberto en contra de funcionarios del Poder Judicial y de abogados encargados de llevar casos relacionados con la institución.

Llama la atención la posibilidad de sacar de la vivienda que se le quitó a Villalobos, a la familia que hoy la ocupa y que al parecen va al corriente con sus pagos, luego de aprovechar que el Infonavit la puso en venta.

Así se habla de miles de casos de morosidad que estarían con las mismas posibilidades de Filiberto, lo que sin duda le daría al Infonavit en la torre, al igual que a muchas familias que anhelan tener un patrimonio actuando con honestidad y responsabilidad.

Una cosa es la parte jurídica, claro está, porque en esta parte corresponde a los administradores de justicia poner orden; pero en la parte social es imposible no decir que a como están las cosas se le da aliento a la morosidad, en detrimento de una institución que se creó para apoyar a la clase trabajadora.

Es inevitable hacer comparativos con lo del pago por el servicio de agua potable, donde a los que se retrasan les dan todas las facilidades y no los pueden privar del vital líquido, mientras que los cumplidos con sus pagos andan comprando el agua que en pipas les llevan a sus casas para que puedan lavar sus calzones. Secreto a voces: Dicen que la verdad se tiene que acreditar en las audiencias de oralidad.