AHORA MÁS QUE NUNCA ES IMPORTANTE QUE EL PODER JUDICIAL RECUPERE LA CREDIBILIDAD: MARTÍN MAYORGA

Tepic//Ramón Vargas
Por los problemas que ha pasado recientemente, ahora más que nunca es importante que el Poder Judicial de Nayarit recupere la credibilidad.

La opinión es de José Martín Mayorga Martínez, presidente de la Federación de Abogados del Estado de Nayarit, A. C., quien dijo que para que esto sea posible el Congreso del Estado tiene que hacer una correcta elección de quienes próximamente habrán de integrarse a este Poder que se encuentra en proceso de renovación.

Son 3 los magistrados que quedarán relevados a partir del 23 de septiembre próximo, fecha en que iniciarán su periodo de 10 años los que entrarán en lugar de Pedro Antonio Enríquez Soto, que renunció al cargo; de Raúl Gutiérrez Agüero, que no logró su ratificación, y de Jorge Ramón Marmolejo Coronado que no estuvo en condiciones de someterse a un proceso de valoración para poder repetir como magistrado.

El Gobernador enviará una terna por cada uno de los 3 que deberán llegar, y ya dependerá de los diputados que elijan a los que tengan el mejor perfil, dejando de lado favoritismos o compromisos políticos, señaló.

La oportunidad es tanto para quienes llevan carrera en la jurisprudencia dentro del mismo Poder Judicial, así como para abogados sin tache, es decir, con reconocimiento tanto a su desempeño profesional como en la vida privada.

Sólo sí se toman en cuenta los requisitos que marca el propio proceso de elección las cosas podrán salir bien, de lo contrario, se correrá el riesgo de repetir errores, en lo que inclusive incurrieron aquellos con doctorado en materia de derecho, advirtió Martínez Mayorga.

No hay que olvidar que los períodos de un magistrado del Poder Judicial son de 10 años, es decir, que irán más allá de los períodos que cubren los actuales integrantes de los poderes Ejecutivo y Legislativo y hasta de los que estarán después de ellos.

De ninguna manera hay que arriesgar al Poder Judicial a que herede males como los que otros han heredado, porque las consecuencias serían desastrosas tanto para la institución encargada de la administración de la justicia como para los justiciables, recalcó el entrevistado.