AGÜERO Y CORONADO, FUERA

 

 

Tepic//Ramón Vargas
Este jueves la guillotina legislativa cortó de tajo, por un lado, la posibilidad de Jorge Ramón Marmolejo Coronado de permanecer dentro del Poder Judicial de Nayarit, y por otro, la aspiración de Raúl Gutiérrez Agüero de ser ratificado como magistrado del Tribunal Superior de Justicia.

En el caso de Coronado Marmolejo por obviedad el pleno legislativo votó en contra de su derecho a la ratificación, pero no precisamente como resultado del análisis de una solicitud, sino porque éste se encuentra preso y, por lo tanto, no tuvo ni siquiera la oportunidad de manifestar su deseo en este sentido.

Por la solicitud de Gutiérrez Agüero sí hubo debate, ya que en la lectura del dictamen, donde por cierto se habló de las muchas virtudes del solicitante, no se habló de los motivos que llevaron a dictaminar la inviabilidad de su ratificación.

Así lo hizo notar el diputado priísta Armando Vélez Macías, quien inclusive pidió un desahogo pleno del procedimiento del caso, refiriendo que así debía ser por respeto al solicitante en su calidad de integrante de uno de los poderes del estado.

La petición del priísta fue desechada con el argumento de los tiempos agotados y el aval de la aprobación de un orden del día con las consecuentes especificaciones, por parte del diputado Eduardo Lugo López, presidente de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales, que fue la dictaminadora.

Terminada la discusión, el diputado presidente de la Mesa Directiva, Rodolfo Pedroza Ramírez, ordenó proceder a la votación electrónica, misma que arrojó como resultado 21 votos a favor de la no ratificación, por 0 votos en contra y 3 abstenciones, una del mismo Vélez, y las otras 2 de las también priístas Nélida Ivonne Tejeda y Karla Gabriela Flores Parra.