Aceptan comerciantes semifijos de Bucerías que haya orden y organizarse

Bahía de Banderas//Samuel Flores
Comerciantes que tienen invadida la zona centro de Bucerías aceptaron la propuesta del alcalde Jaime Alonso Cuevas Tello, en el sentido de respetar el reglamento, ordenándose para evitar generar problemas al pueblo a la hora de transitar por la vía pública.
Dicha decisión se tomó el día de ayer en la oficina del Presidente, lugar donde acudieron los vendedores instalados alrededor de la plaza a solicitarle apoyo al edil, para que no los moviera del lugar, escuchando de la voz de Jaime Cuevas que la medida es en beneficio de todos.
Jaime Cuevas fue claro al decir que no está en contra de la actividad del comercio, sino del control que se ha perdido y el desorden que se ha generado, haciendo que el pueblo pague las consecuencias; reveló que hay quejas de turistas y solicitudes para liberar la vialidad de esa zona de Bucerías y de Sayulita.
Mencionó que ante las quejas acudió a dichos lugares y, por citar un ejemplo, dijo que hay un restaurante al que la administración anterior concedió permiso que mide 4X4 y resulta que tiene 18 mesas en la calle, lo que lleva a una afectación a los ciudadanos, razón por la que debe haber orden.
O nos organizamos con acuerdos y compromisos para tener un orden o aplicamos el reglamento, fue una clara postura de parte de la autoridad, que llevó a los comerciantes a aceptar continuar realizando la actividad de comercio semifijo con orden, ya que actualmente se ponen baldes con concreto, sillas o mesas apartando espacios o como un comercio establecido y eso no puede seguir ocurriendo, se dejó en claro.
Fue claro al mencionar que no se puede dar una licencia de un comercio establecido en la calle, porque la calle tampoco es de Jaime Cuevas, sino de todos los ciudadanos y la idea es que todos tengamos un espacio, así que si todos se organizan y respetan el permiso para el ejercicio de su actividad, no habrá problema para nadie y juntos saldremos ganando, se puntualizó.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario